Ezer Equipada | Combatiendo la Vergüenza

Topics:" Battling, Ezer, Shame, Suffering

Este boletín es el segundo de una serie de tres partes sobre la vergüenza. Si no ha leído la primera parte, Entendiendo la Vergüenza, la animamos a que lea el boletín de agosto antes de leer este. Cada mes compartiremos algunas ideas y recursos importantes de nuestro estudio - Vergüenza: Encuentra Libertad. El mes pasado describimos dos categorías de vergüenza y sugerencias para aprender a reconocerla. Esperamos que haya sido útil.

Una vez que podamos identificar las formas en que experimentamos y respondemos a la vergüenza, podemos empezar a luchar contra ella. Sé que la palabra ‘luchar’ parece una palabra intensa. Pero honestamente, "luchar" no es una palabra tan fuerte. Recuerde que la vergüenza no es neutral. Aunque la vergüenza puede usarse como una herramienta para movernos hacia Dios y ayudarnos a encontrar libertad, típicamente tiene una agenda agresiva que busca fracturar nuestra dignidad, nuestro propósito y nuestras relaciones. La vergüenza tiene el poder de impulsar la desconexión en todas las áreas de nuestra vida. Incluso puede desconectarnos de nosotras mismas y paralizarnos de vivir nuestro llamado. Así que tenemos trabajo que hacer.

Se han realizado numerosos estudios sobre cómo combatir la vergüenza. Hay tres ideas que estos estudios parecen tener en común. La primera es que la vergüenza no puede sobrevivir a ser hablada. Hay algo que sucede en nosotros cuando decimos la verdad sobre la vergüenza que llevamos. Eso puede empezar con escribir la historia de su vergüenza o puede implicar confesar su pecado o compartir su sufrimiento. Hay algo poderoso que sucede cuando somos vulnerables. Esta es la segunda parte importante en la lucha contra la vergüenza. Obviamente, ser vulnerable da miedo. ¿Quién quiere abrirse voluntariamente a ser herido de nuevo, o exponer su dolor? Tomar el riesgo de ser vulnerable y compartir la vergüenza que llevamos crea una oportunidad para la tercera pieza importante en la lucha contra la vergüenza: recibir empatía y compasión, que parece ser el arma secreta contra la vergüenza.

Los Salmos, una y otra vez, nos invitan a ser honestos sobre nuestro pecado y sufrimiento. Hay numerosos pasajes que hablan de la importancia de la confesión y de la sanación que ocurre cuando confesamos. Hay muchos pasajes en la Biblia sobre "los unos a los otros" que describen cómo debemos responder a los demás en nuestro pecado y cómo cuidarnos mutuamente en nuestro sufrimiento. Lo más importante es que vemos a Jesús, nuestro Salvador compasivo que nos responde con empatía y compasión cuando estamos cubiertos de vergüenza. Si estamos dispuestos a decir la verdad, y a ser vulnerables confesando nuestra necesidad, veremos que su rostro se vuelve hacia nosotros, no se aleja de nosotros. Él es nuestro pastor compasivo que sale a nuestro encuentro con la verdad y con su gracia. Él es nuestro camino para salir de la vergüenza.

Este mes, mientras pensamos en cómo podemos combatir la vergüenza, te ayudaremos a dar pasos para decir la verdad, ser vulnerable y crecer en empatía y compasión. Esto no sólo nos ayuda en nuestro camino hacia la libertad, sino que nos permite estar al lado de los demás y ofrecerles lo que Cristo nos ha ofrecido a nosotras.

Con cariño,

Ruthie Delk y Nathalie Richard

Lea:

Este mes vamos a leer la historia de la mujer con la hemorragia, la encontramos en los Evangelios de Mateo, Marcos y Lucas. También, vamos a leer un recuento de esta historia escrita por Landry Peterson. Al reflexionar sobre la historia de esta mujer, responda a las siguientes preguntas:

  • ¿Dónde ve la vergüenza (daños a mí, daños por mí y quebrantamiento del mundo) en su historia?
  • ¿Su vergüenza es legítima o ilegítima? ¿Cómo responden los demás a ella?
  • ¿Cómo le responde Dios en su vergüenza y desesperación? ¿Cómo se restablece su honor?
  • ¿Qué le llama la atención de esta historia? ¿Qué estímulo le da esta historia?

Levítico 15:19-33

Antes de leer el relato de los Evangelios, lea este pasaje del Antiguo Testamento para entender el contexto cultural de la vergüenza que ella llevaba.

Si una mujer tiene durante muchos días un flujo de sangre que no está relacionado con su período menstrual, o si el sangrado continúa más tiempo de su período normal, es ceremonialmente impura. Al igual que durante su período menstrual, la mujer permanecerá impura todo el tiempo que le dure la secreción.

Mateo 9:19-23, Marcos 5:21-34, Lucas 8:40-53

Al leer estos tres relatos, preste atención a lo que ocurre antes y después de su encuentro con Jesús y a cómo lo describe cada autor. Cabe destacar que su sanación tiene lugar en medio de la historia de sanación de otra persona.

Una mujer de la multitud hacía doce años que sufría una hemorragia continua. Había sufrido mucho con varios médicos y, a lo largo de los años, había gastado todo lo que tenía para poder pagarles, pero nunca mejoró. De hecho, se puso peor. Ella había oído de Jesús, así que se le acercó por detrás entre la multitud y tocó su túnica. Pues pensó: «Si tan solo tocara su túnica, quedaré sana».

Lea el recuento de la historia de la mujer con la hemorragia. Se han tomado algunas libertades, pero esperamos que cautive su imaginación al leer cómo Dios la encuentra en su lucha contra la vergüenza.

Conéctese:

Le animamos a que utilice estas preguntas como medio de auto reflexión y para la conversación dentro de su comunidad.

1 El mes pasado le pedimos que empezara a escuchar la historia que le cuenta la vergüenza, y que escribiera las frases para poder identificar cualquier tema o patrón. ¿Hubo situaciones o relaciones en las que fue más propensa a escuchar palabras de condena que moldean la forma en que se ve a usted misma? ¿Cómo resumiría las mentiras que tiene la tentación de creer?

2. No sólo tenemos que decir la verdad sobre la vergüenza que llevamos, sino que tenemos que estar dispuestas a predicar la verdad del Evangelio a nosotras mismas. Una de las grandes ideas del estudio es que "La verdad puede transformarte, tanto como la mentira puede destruirte". Cuando piense en las mentiras específicas que la vergüenza le dice, trate de escribir una afirmación de la verdad, basada en quién es en Cristo, que contrarreste esa mentira específica. Por ejemplo,

La vergüenza me dice que no soy amada y que no pertenezco.

Dios me dice que soy amada y que le pertenezco.

3. Todas podemos crecer en las áreas de empatía y compasión. Hemos creado un recurso para ayudarle con esto. En este documento, Creciendo en Empatía y Compasión, se destacan algunas respuestas no empáticas que utilizamos cuando respondemos a los demás. Tome un tiempo para leerlo y contestar a las siguientes preguntas:

  • ¿Cuáles respuestas no empáticas tiende a utilizar con los demás?
  • ¿Cuáles respuestas le resultan más hirientes cuando alguien las utiliza con usted?
  • Hay varias explicaciones de por qué podemos retener la empatía. Si lucha en mostrar empatía, ¿con cuáles razones se identifica?
  • ¿Qué aprendió del recurso Creciendo en Empatía y Compasión?

Muévase:

Las Escrituras nos advierten que no debemos ser sólo oidores de la Palabra, sino también hacedores de ella. Toda la vida es arrepentimiento. ¿Cuál es el siguiente paso creíble que Dios le llama a dar en respuesta a todo lo que ha aprendido?

  1. De un paso hacia la vulnerabilidad y comparta su historia, su vergüenza, sus luchas, sus temores, su pecado o alguna circunstancia actual con alguna persona en quien confíe.
  2. La confesión es la idea bíblica de hablar/ contar nuestro pecado. Puede conducir al arrepentimiento y es importante para que experimentemos la libertad mientras nos movemos en obediencia hacia Dios y los demás. ¿Hay alguna lucha o pecado que necesites confesar a Dios o a otra persona, para comenzar el proceso de experimentar el perdón y la libertad?
  3. ¿Qué cambio podría hacer para ser más empática y compasiva con los demás? ¿Qué impacto podría tener eso en sus relaciones?
  4. El 9 y 10 de septiembre tenemos la conferencia para mujeres, Vergüenza: Encuentra Libertad. ¡La invitamos a venir y aprender más! Puede inscribirse aquí. Si no vive en Carolina del Sur y quisiera venir a ser parte de esta conferencia, o si tiene preguntas, no dude en escribirnos ([email protected]).

Recursos Adicionales:

El Anhelo por Su Gracia: SABOREA LA RIQUEZA DEL EVANGELIO. Por Ruthie Delk

Este es un recurso que le ayudará a afianzarse en la realidad de quien es usted en Cristo. Recordar quiénes somos en Cristo y que ya no somos huérfanos es un trabajo importante que debemos hacer para luchar contra la vergüenza. Este libro ofrece una herramienta sencilla para ayudarnos a combatir las mentiras que estamos tentados a creer y recordar que somos sus hijos amados.